Hablar de ginecología es un tema que debemos tener siempre presente, ya que su importancia radica en el cuidado de la mujer en todas las etapas de su vida y en función de sus necesidades.

¿Qué es ginecología?

La ginecología se especializa en el estudio de la mujer de forma integral y su desarrollo, así como diagnóstico y tratamiento –médico o quirúrgico- de enfermedades particulares del sexo femenino.

Sin embargo, el concepto de ginecología viéndolo desde su aceptación epistemológica, hace referencia al todo, a la biología y la patología de la mujer, y que claro, forma parte de la medicina reproductiva.

De igual forma, su especialidad se manifiesta en temas relacionados a la preservación de la fertilidad, tratamientos de reproducción asistida, asesoramiento anticonceptivo, pruebas diagnósticas, o bien, solo en la revisión periódica y prevención.

Para ello, te detallaremos cada uno de los puntos antes mencionados con la finalidad de esclarecer cualquier duda y/o informarte de la mejor manera.

Revisión ginecológica

Al tener un buen control ginecológico podemos tener una salud integra, evitando cualquier complicación a futuro. Pero, ¿qué incluye una revisión ginecológica? A continuación podrás notarlo de acuerdo a diversas etapas.

  • Menores de 25 años y mujeres entre 25 y 39 años:

-Comenzamos con la cita de primera vez, donde por medio de una entrevista con un ginecólogo podrás tener un historial clínico que te será de gran ayuda durante toda tu vida.

-Exploración ginecológica: Va desde una exploración general hasta una exploración de tus órganos sexuales femeninos.

-Exploración mamaria: La función de tu ginecólogo o ginecóloga es explorar tus mamas y enseñarte a realizar una autoexploración.

-Citología: Consiste en el análisis de las células de la vagina por medio de una prueba.

-Conocimiento de métodos anticonceptivos.

-Ecografía ginecológica: Por medio de un ultrasonido, se pueden observar los genitales internos de la mujer. Su función principal es descartar posibles patologías y/o malformaciones.

-Información sobre la vacuna del VPH.

  • Mujeres de 40 a 60 años y más:

Además de todas las anteriores, se recomienda que a partir de esta edad se realice una mamografía, la cual consiste en una prueba por rayos X que permita diagnosticar cualquier patología existente en las mamas.

Preservación de la fertilidad:

Elegir ser madre es una decisión que no se debe tomar a la ligera, por ello, si tu elección es retrasar la maternidad, puedes añadirte a diversos métodos para garantizar ser madre cuando el momento planeado llegue.

Conoce el método adecuado para ti, acudiendo con un médico especialista.

Pruebas ginecológicas

Existen diversas pruebas que harán que tu salud se encuentre completa en cualquier momento. Es de suma importancia que cuando tu ginecólogo te lo indique, te sometas a alguna de ellas para preservar tu salud y prevenir cualquier inconveniente. Las más comunes son:

  • Densitometría ósea: Con esta prueba se puede determinar la densidad mineral de los huesos y descartar osteoporosis u osteopenia.
  • Ecografía: Por medio de un ultrasonido, se observan los genitales internos de la mujer. Es importante debido a que se pueden detectar nódulos o tumores, deformaciones, entre otros.
  • Mamografía: Por medio de rayos X, se obtiene una imagen detallada de la glándula mamaria a la mejor resolución posible para visualizar las estructuras fibroepiteliales de las mamas.

Métodos anticonceptivos:

Consiste en mostrarte e informarte sobre la gran variedad de métodos anticonceptivos existentes y con ayuda de un médico ginecológico, encontrar el más adecuado para ti. Puedes elegir entre:

  • Métodos de barrera: condón femenino, condón masculino, diafragma y DIU de cobre.
  • Métodos de barrera y hormonales: DIU hormonal.
  • Métodos hormonales: parche, anillo vaginal, inyecciones, píldoras anticonceptivas, implante anticonceptivo.
  • Métodos quirúrgicos: ligadura de trompas, vasectomía.

¿Qué es obstetricia y ginecología?

La obstetricia es la medicina de la embarazada, y claro está, de la parturienta. Es de suma importancia destacar que no se puede hablar de ginecología y obstetricia como ramas ajenas, ya que la obstetricia es sólo una parte de la ginecología.

Dicho esto, podemos señalar que la obstetricia, también conocida como ginecología obstetricia, se especializa en la atención de la mujer antes, durante el embarazo y el parto. Además, en la actualidad, la obstetricia ha dado pie a otras disciplinas como la inmunología de la reproducción, junto con la biología celular y molecular.

Tratamientos ginecológicos más frecuentes

Conoce las enfermedades ginecológicas más frecuentes, sus síntomas y su tratamiento. Recuerda que, al tener consultas ginecológicas frecuentes, siempre puedes acceder a un tratamiento eficiente.

Síndrome del ovario poliquístico (SOP)

El Síndrome del ovario poliquístico (SOP) afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad fértil. Consiste en una afección común causada por desequilibrio hormonal que genera problemas en los ovarios, ya que al tener SOP, es imposible que un óvulo se desprenda o se desarrolle como corresponde.

Consecuencias del Síndrome del ovario poliquístico (SOP)

  • Infertilidad.
  • Desarrollo de quistes en los ovarios.
  • Amenorrea o periodos irregulares.

Esterilidad e infertilidad

Aunque a menudo son términos que suelen confundirse, es importante distinguir las diferencias. Ya que una vez reconocido el caso de la paciente por un especialista, se podrá emprender un camino hacia la fertilidad deseada.

Para comenzar, es importante definir que la esterilidad es la incapacidad para concebir después del acto sexual con la omisión de algún método anticonceptivo. Para ser más precisos, durante la esterilidad el óvulo no se logra fecundar.

Por otro lado, la infertilidad es la imposibilidad de finalizar la gestación de forma satisfactoria. Es decir, durante un caso de infertilidad es probable que un espermatozoide allá fecundado un óvulo logrando un embarazo, sin embargo, no se logra una gestación evolutiva y, por ende, no se llega al nacimiento del bebé.

Infecciones ginecológicas

Las infecciones vaginales son comunes entre las mujeres y su origen puede ser diverso, por ello, es importante que dejando de lado la edad y si se han tenido relaciones sexuales o no, en caso de llegar a manifestar alguna molestia como irritabilidad, picazón, dolor al orinar, escozor, mal olor, flujo abundante, sangrado intermitente u algún otro síntoma, se acuda a un ginecólogo o ginecóloga de confianza para determinar la causa de estas alteraciones.

Menopausia y climaterio

Conocida como el último período menstrual normal y natural de una mujer, la menopausia se diagnostica una vez que se tiene la ausencia de la menstruación por más de 12 meses, ocasionando la disminución de hormonas tales como estrógenos y progesterona por parte de los óvulos.

A pesar de que la menopausia afecta a las mujeres mexicanas alrededor de los 49-50 años, existe una menopausia precoz o falla ovárica prematura que ocurre en ocasiones antes de los 40 años.

El climaterio, por el contrario, es la etapa de la vida de la mujer que se caracteriza en su mayoría por la pérdida de la capacidad reproductiva. Se conoce climaterio a la disminución gradual de la función ovárica y consecuentemente a la reducción de la secreción de esteroides que generan síntomas como: alteración del sueño, atrofia de genitales, irritabilidad, bochornos, disminución de la libido, alteración psicológica y una serie de cambios notables que generan el cese de la función menstrual.

El climaterio, es importante definir que no es una enfermedad y que es vivido por cada mujer de forma diferente.

Tratamientos obstétricos más frecuentes

Conoce los tratamientos obstétricos más frecuentes y descubre de forma generalizada, en que se especializa cada uno de ellos.

Antes del embarazo

La mejor forma de tener un embarazo responsable es planeándolo, así puedes ir preparándote a ti y tu pareja a cambiar ciertos hábitos que serán de mucha ayuda durante la gestión. Desde este momento, se puede ir midiendo la evolución del cuerpo de la madre, después del embarazo y al final del parto.

Una buena opción para esta fase de planeación, es realizar una consulta pregestacional.

Control del embarazo

La vigilancia durante el embarazo es vital tanto para la madre, como para el feto. Además de que el acompañamiento de un especialista durante esta etapa, ayuda a disminuir temores, a mantenerse informado, a reducir riesgos, y por supuesto, a mantener un embarazo pleno.

Una vez confirmado el embarazo, es obligatorio comenzar con una visita de control entre la séptima y décima semana, con la finalidad de:

  • Informar sobre todos los requerimientos, metodología, disipar dudas.
  • Conocer antecedentes que puedan influir en el embarazo actual.
  • Revisión médica para conocer el tipo de embarazo y descartar complicaciones.
  • Controlar el estado del feto durante toda la gestación.

Posibles pruebas durante el embarazo

De acuerdo a cada paciente y en función de cada embarazo, se realizan diversas pruebas complementarias que apoyan a conocer el estado del feto y de la madre, tales como:

  • Análisis de sangre.
  • Ecografía obstétrica.
  • Muestra de orina que descargue la existencia de sangre (hematuria), azúcar (glucosa), albúmina (proteinuria) y acetona (acetonauria).
  • Diagnóstico prenatal.
  • Ecocardiografía.
  • Testa EBA.
  • Electrocardiograma.
  • Control de la condición fetal.
  • Test de coombs.
  • Prueba de VIH.
  • Hemograma y plaquetas.
  • Glucemia.

Estas y otras pruebas, pueden variar de acuerdo a cada paciente. El control se realiza en 3 trimestres y siempre bajo la supervisión de un médico obstetra.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional consiste en la intolerancia a los hidratos de carbono, este tipo de diabetes se presenta durante la gestión y los factores de riesgo son variados de acuerdo a la historia clínica de cada mujer. Entre estos factores, se destaca:

  • Edad mayor a los 35 años.
  • Antecedentes de muertes fetales sin causa aparente.
  • Obesidad.
  • Antecedentes familiares de diabetes.
  • Haber tenido un hijo con un peso mayor a los 4.000 gramos.
  • Mala alimentación y hábitos dañinos.

Parto y cesárea

El parto es uno de los procesos más importantes que da fin al embarazo. Es considerado el momento en el que existen diversas interacciones entre la madre, el hijo y la placenta.

¡IMPORTANTE! Cada embarazo es diferente y los síntomas, aunque suelen ser comunes entre muchas mujeres, son característicos y únicos. Así que si estás en esta sección, lo primero que debes saber es que tu embarazo es único y que dentro de él, no deben existir comparaciones con otras mujeres embarazadas.

Notas importantes sobre el parto

  • Se considera un embarazo normal aquel que se da entre la semana 37 y 42 de gestación. En su mayoría, todas las mujeres alumbran o “dan a luz” durante este periodo.
  • Existen 3 mecanismos que son primordiales durante un parto: el motor (contracciones uterinas), el feto (bebé) y el canal (blando, pelvis y vagina).
  • Las fases de un parto son: fase de dilatación, fase de expulsión, fase de alumbramiento y fase de post-alumbramiento.

Cesárea

Se le conoce como cesárea a la intervención quirúrgica que permite el nacimiento del bebé, por medio de una incisión en el abdomen de la madre. Su finalidad consiste en asegurar la vida y salud de la madre y el bebé en cada momento.

Existen dos tipos de cesárea:

Electiva: Aquella se programa con anticipación, ya sea por preferencia de la madre o por preferencia del doctor, quien recomiende este tipo de cirugía por condiciones del bebé.

Recurso: Es aquella que se decide durante el parto y se da por algún inconveniente que el doctor o la doctora hayan notado.

Lo principal de este tipo de parto es reconocer a la cesárea como un proceso que preservará la vida del bebé y la madre, nunca como un fracaso.

Preeclampsia y eclampsia

La preeclampsia consiste en el incremento del tono vascular que posteriormente ocasionará hipertensión y lesión de células de la sangre. Esta a su vez, va acompañada de un exceso de proteínas en orina y por lo regular, se desarrolla después de las 20 semanas de gestación.

Mientras que la eclampsia, es una consecuencia de la preeclampsia y consiste en convulsiones repentinas en la madre.

Síntomas y características de la preeclampsia

  • Su frecuencia es mayor en mujeres embarazadas cuyas madres hayan sufrido preeclampsia durante su embarazo.
  • Afecta a mujeres que en su mayoría han tenido embarazos previos con este padecimiento.
  • Es más común en embarazos múltiples, en mujeres con edad mayor a los 35 años o menores a los 17 años, en el primer embarazo, etc.
  • En muchas ocasiones, suele ser asintomática o hasta 3 días posteriores al parto.
  • Puede llegar a presentarse cefalea, dolor de estómago, incremento de peso o diabetes gestacional, náuseas, vomito, hinchazón de manos, cuellos y/o pies.
  • Durante la preeclampsia puede existir un desprendimiento de placenta y que el bebé nazca con anticipación.
  • Tanto la preeclampsia como la eclampsia, puede afectar a la madre, al feto o a ambos.

Aborto

La definición de aborto consiste en la pérdida del embarazo, reconocida antes de las 22 semanas de gestación. Dentro de las causas por las que se podría experimentar este tipo de suceso se encuentra:

  • Estrés desmedido
  • Genética
  • Causas genéticas
  • Causas hormonales
  • Causas metabólicas
  • Infecciones
  • Edad avanzada
  • Hábitos que dañen la presencia del feto
  • Problemas con los hábitos alimenticios.